Cuando Laurence conoció a Marilyn

1,941
El infierno llegó a las vidas de Olivier y Monroe con "El príncipe y la corista"
El infierno llegó a las vidas de Olivier y Monroe con "El príncipe y la corista"

Él era el mejor actor británico de la pantalla, y ella fundía los focos como mito erótico con aspecto de despistada permanentemente. Mientras él se esmeraba en dar la entonación adecuada a sus bien estudiados diálogos, ella trabajaba por impulsos y contoneos ante la cámara. Eran tan distintos como el vino de marca de la Coca-Cola; pero al final Laurence Olivier y Marilyn Monroe lideraron juntos el equipo artístico de la película El príncipe y la corista (Laurence Olivier, 1957). Sin embargo, el rodaje estuvo a punto de suspenderse en más de una ocasión. Los avatares de semejante epopeya es lo que cuenta el filme My Week With Marilyn.

Simon Curtis reporduce en un filme los problemas en la filmación del clásico de 1957
Simon Curtis reproduce los problemas en la filmación del clásico de 1957

En 1957, el prota europeo de Los niños del Brasil era una estrella deseada por los estudios americanos, al que veían como el galán más brillante de la escena en la tierra de William Shakespeare. Su lánguida mirada oscura desplegaba clase y elegancia aristocrática, algo de lo que estaban un poco escasos en las llanuras de California. Por eso, y por mucho más, el intérprete estaba en la cresta de una ola que había iniciado su ascenso en las playas del romanticismo de Cumbres borrascosas y Rebeca; y que continuó con seguros pasos a través de Hamlet, Ricardo III y Enrique V. Sin embargo, los encasillamientos no iban con este amante de las actuaciones al límite; a pesar de que los dueños de la industria no querían verle más que como el héroe melancólico de dramas tendentes a la tragedia. La variada técnica que había exhibido en su etapa en los teatros de Inglaterra se estaba resintiendo en la pantalla grande, y Olivier no estaba dispuesto a ello. Una comedia era lo que necesitaba en su filmografía; y esta llegó de las manos de Terence Rattingan.

La flema británica no caso bien con la impuntualidad de la estrella estadounidense
La flema británica no caso bien con la impuntualidad de la estrella estadounidense

El príncipe y la corista no era como para echar cohetes desde el punto de vista argumental. El eje del guion versaba sobre un mandatario, regente de la ficticia región balcánica de Carpantha, que estaba de escala en el Londres de las farolas a medio gas y los espectáculos nocturnos. La etiqueta le impedía a este señor darse las alegrías habituales en una urbe abandonada al goce y el placer; por lo que contrata los servicios de una señorita de compañía: la simpática Elsie. Lo que empieza como una mera relación entre cliente y asalariada, acaba con el enamoramiento del gran duque hacia la inocente y simple muchacha de la vida desenfrenada.

Marilyn Monroe fue escogida por el protagonista de "Hamlet" por su enorme fotogenia
Marilyn Monroe fue escogida por el protagonista de "Hamlet" por su enorme fotogenia

El libreto contenía lo que Olivier estaba buscando: chispa en los diálogos y chistes capaces de provocar la carcajada de los espectadores, sin por ello tener que rebajarse a cambiar su estilo de trabajo. Además, el planteamiento le permitía poder parodiar la compostura nobiliaria que le solían asociar los mandamases de la Meca del Cine. De esta forma, el proyecto se puso en marcha. Únicamente faltaba una actriz que soportara en pantalla a su pareja masculina. Después de descartar numerosas candidatas, al final la escogida fue la admirada Marilyn Monroe. La estrella de La tentación vive arriba era un icono de la belleza en los cincuenta, y esto otorgaría empaque y espectacularidad a la producción. Lo que Sir Laurence no suponía es que también le proporcionaría a su director insoportables dolores de cabeza.

Michelle Williams se convierte en Norma Jean en "My Week With Marilyn"
Michelle Williams se convierte en Norma Jean en "My Week With Marilyn"

Un colaborador del oscarizado actor de Enrique V, Colin Clark, se dedicó a redactar en su libreta todas las anécdotas acontecidas durante la filmación de El príncipe y la corista; y sus notas son las que componen el combustible para el motor de My Week With Marilyn, el largometraje que acaba de realizar Simon Curtis (creador más bien de televisión, que saltó a la fama tras su excelente labor en el serial Cranford).

El norirlandés Kenneth Branagh da vida a Laurence Olivier
El norirlandés Kenneth Branagh da vida a Laurence Olivier

La norteamericana Michelle Williams (Kalispen, Montana, 1980) ha sido la encargada de convertirse en el alter ego de Norma Jean para esta cinta. La protagonista de Brokeback Mountain (Ang Lee, 2005) y la esperada Blue Valentine (Derek Cianfrance, 2010) se clareó la cabellera y retorció adecuadamente sus curvas para dotar de vida a la pin-up-girl más famosa de cuantas han poblado el panorama contemporáneo.

Julia Ormond encarna a Vivien Leigh
Julia Ormond encarna a Vivien Leigh

Por la parte del supuestamente flemático Sir Laurence Olivier, el norirlandés Kenneth Branagh (Belfast, 1960) es quien se ocupa de hacer creíble su caracterización como uno de los grandes maestros en eso de ponerse sobre las tablas de un escenario o delante de una cámara. El cineasta de Thor cumple así un sueño nunca ocultado, y que tomó cuerpo cuando muchos le bautizaron como el nuevo Olivier tras el estreno del remake de Enrique V (grabado y protagonizado por Brannagh).

En cuanto al resto del elenco, el pelirrojo Eddie Redmayne (a quien los espectadores recordarán como el Jack Jackson de Los pilares de la Tierra) se mete en la piel del indiscreto Colin Clark; Dominic Cooper (el cantante de rock de Tamara Drewe, al que pronto se podrá ver en un papel en Capitán América) hace del fotógrafo Milton H. Green; la veterana Judi Dench se transforma en Sibyl Thorndike; Julia Ormond (una de sus últimas apariciones fue en 2008, en El curioso caso de Benjamin Button) se enfunda la neurótica psique de Vivien Leigh (esposa de Olivier en esos momentos); y el escocés Dougray Scott (Encontrarás dragones) se disfraza convenientemente con la inteligencia de la pareja de Marilyn, el dramaturgo Arthur Miller.

Eddie Redmayne interpreta al narrador de la historia, Colin Clark
Eddie Redmayne interpreta al narrador de la historia, Colin Clark

Los años dorados de lo que se ha venido en bautizar como séptimo arte se concitan nuevamente, aunque sea con un sentido más desmitificador que meramente contemplativo, en este siglo XXI. La añoranza hace que se eche mucho de menos a Olivier y a Monroe, los cuales robaban el alma metálica al objetivo de cualquier aparato de grabación. Pero conocer los entresijos de plató de El príncipe y la corista bien puede dotar de una dimensión desconocida a un título más recordado por el carisma de sus stars que por sí mismo, seres ajenos a la vulgaridad por los que nunca pasará el tiempo.

El escocés Dougray Scott se caracteriza como Arthur Miller
El escocés Dougray Scott se caracteriza como Arthur Miller
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language