Series míticas: La frontera azul

2,376
Una voz en off precedía los títulos de crédito en cada capítulo
Una voz en off precedía los títulos de crédito en cada capítulo

“Los sabios de la Antigüedad decían: ¿Despista la serpiente por no tener cuernos, sobre todo para el que piensa que es imposible que este animal se transforme en un dragón?” Esta pregunta de tipo zen ponía ante el televisor a miles de espectadores allá por el final de la década de los setenta. Y el responsable de tal poder de concentración era un serial de nacionalidad china, que respondía al emblemático título de La frontera azul.

El protagonista, Lin Chung, era acusado de asesinato y su esposa perdía la vida
El protagonista, Lin Chung, era acusado de asesinato y su esposa perdía la vida

La acción transcurría en los remotos tiempos de la dinastía Sung, en el país de La Gran Muralla. Eran años en los que la injusticia vagaba por los pueblos, y la lucha armada se convertía en una alternativa más que válida para sobrevivir frente a los ambiciosos e impopulares recaudadores de impuestos. En un sistema tan corrupto de enriquecimiento fácil, Kao Chiu estaba en su salsa brava. Escondido tras un cargo importante con mandato especial del emperador, este señor hacía y deshacía a su antojo por intereses claramente crematísticos. Bueno, esto es así hasta conocer a la bella esposa del protagonista, Lin Chung. La lujuria desatada en su interior después de ver a la fémina hace que el gobernador Kao acuse al mencionado militar de un asesinato en lugar sagrado, del que él es inocente. Condenado a trabajos forzados en una alejada prisión, el que fuera capitán de la guardia imperial clama para pregonar que él no es el criminal que refleja la sentencia. Sin embargo, el ansia por lavar su nombre se torna en venganza personal contra Kao Chiu cuando la cónyuge de Lin Chung se suicida, al no sucumbir a las intenciones sexuales propuestas por el corrupto político.

La serie reproducía un tiempo en el que se cometían injusticias cada dos por tres
La serie reproducía un tiempo en el que se cometían injusticias cada dos por tres

La producción de La frontera azul data de 1977, y con su costosa elaboración -la mayoría de las escenas fueron rodadas en exteriores naturales- la Chinese Central Television se apuntó uno de los tantos más lucrativos de su historia. El serial, compuesto por veintiséis episodios de cerca de una hora de duración cada uno de ellos, fue emitido con gran éxito de audiencia en países como España, Francia, Reino Unido y USA. Las aventuras de los rebeldes del Liang Shan-Po congregaron en el sofá a públicos que hablaban en multitud de idiomas; lo que ayudó para fomentar una incipiente labor de merchandising en forma de álbumes de cromos, camisetas, muñecos, calendarios, etc.

La actriz Sanae Tsuchida ponía físico a la guerrera Husan-Niang
La actriz Sanae Tsuchida ponía físico a la guerrera Husan-Niang

En cuanto al reparto, pocos de sus intérpretes lograron un pelotazo posterior similar al alcanzado con The Water Margin (su título en inglés). No obstante, sus nombres gozaron de gran fama y reconocimiento durante el periodo de emisión. El veterano ya por entonces actor japonés Atsuo Nakamura (que acababa de finalizar una serie muy seguida en las islas niponas) se hizo cargo del justiciero y reflexivo Lin Chung; mientras que Sanae Tsuchida se encargó de dotar de dulzura a la bella y letal Husan-Niang, el convincente Kei Satô hizo lo propio con el maquiavélico Kao Chiu y el cantante oriental Teruhiko Aoi se pintó el cuerpo con monstruos mitológicos para encarnar al aeróbico y atlético Shih “El dragón tatuado” Chin.

El dragón tatuado (Teruhiko Aoi) es uno de los personajes más recordados
El dragón tatuado (Teruhiko Aoi) es uno de los personajes más recordados

Las treinta y tres primaveras que ha quemado La frontera azul no han disminuido la calidad de un producto concebido para las masas, que sentó cátedra en cuanto a los trabajos de artes marciales destinados a ser visionados en la pequeña pantalla. Es una interesante oportunidad para los fans y los curiosos poder adquirir en DVD las hazañas de los luchadores del Liang Shan-Po; y tendrán ocasión de hacerlo -a un precio medianamente razonable- si bucean un poco por los artículos de la tienda virtual amazon.com, donde localizarán el serial completo por su título en inglés: The Water Margin. Visionarlo es un verdadero lujo; y, montarse un maratón del primero al último de los capítulos, un deleite de regreso memorístico a la niñez del bocata de chocolate y el vaso de leche.

Después de una brillante carrera como actor, Atsuo Nakamura (Lin Chung) probó suerte como político
Después de una brillante carrera como actor, Atsuo Nakamura (Lin Chung) probó suerte como político
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language