Roland Joffé certifica la reencarnación a través de centurias

84
Josh Hartnett vive existencias paralelas en "Singularity"
Josh Hartnett vive existencias paralelas en "Singularity"

El tiempo se torna menos lineal desde la perspectiva cinematográfica. Cada vez hay más bucles que producen comportamientos extraños en los seres humanos; provocando incluso la coexistencia de vidas paralelas en épocas distantes. Algo semejante es lo que plantea el responsable de La misión en Singularity: filme que el cineasta europeo mantiene aún calentito en el horno de la grabación a golpe de cámara. La historia ideada por el guionista indio Ajey Jhankar sirve de anclaje dramático al marido de la actriz Jane Lapotaire para adentrarse sin reservas en los procelosos laberintos de una pasión romántica, la cual no conoce los límites de las fechas ni se arruga ante las hojas de los calendarios.

La ucraniana Olga Kurylenko repite con Joffé tras terminar "There Be Dragons"
La ucraniana Olga Kurylenko repite con Joffé tras terminar "There Be Dragons"

La acción de la película comienza en 2020, cuando un arqueólogo de nombre Jay Fennel queda postrado en la cama de un hospital bostoniano, tras intentar salvar la vida a su esposa. Mientras duerme inconsciente en el habitáculo del centro sanitario, este hombre se traslada virtualmente a la tierra de Gandhi, aterrizando en la época en la que tenía lugar el periodo de máxima expansión de la colonización británica por esas latitudes. Bajo la identidad de James Stewart, este individuo del siglo XXI descubrirá el hilo sentimental que une inexorablemente las dos caras de esta especie de reencarnación.

El director británico se dio a conocer internacionalmente con "Los gritos del silencio"
El director británico se dio a conocer internacionalmente con "Los gritos del silencio"

El sex symbol estadounidense Josh Hartnett (Pearl Harbor) se desdobla para dotar de físico y comportamiento a este personaje dividido en un par de mitades, con emociones coincidentes tanto en el futuro como en el pasado. Junto a él, la otrora modelo ucraniana Olga Kurylenko (Centurión) aporta la química femenina a un largometraje en el que Joffé vuelve a desplegar su magia para rozar la fibra sensible de los espectadores.

Antes de montar "Singularity" el responsable de "La misión" deberá estrenar "There Be Dragons"
Antes de montar "Singularity" el responsable de "La misión" deberá estrenar "There Be Dragons"

Antes del estreno de Singularity, el realizador británico deberá poner en el circuito comercial la esperada recreación de la vida del fundador del Opus Dei José María Escrivá de Balaguer, titulada There Be Dragons. El responsable de Vatel pretende con esta cinta reflejar libremente la figura del eclesiástico español durante su juventud; aunque, pese a lo interesante del planteamiento original, el largometraje lleva algo de retraso en cuanto a su puesta de largo en las pantallas. Tal vez, parte de la culpa estribe en la posible polémica y las suspicacias malintencionadas sobre el enfoque plasmado por Joffé respecto a una de las personalidades más relevantes en la Iglesia Católica del siglo XX. No obstante, el creador anglosajón ha asegurado a diversos medios de comunicación que solamente ha tratado de grabar los avatares de una amistad en un periodo tan conflictivo como el de la Guerra Civil de 1936, sin acusaciones ni desvelaciones desmitificadoras de por medio. El actor inglés Charlie Cox (Casanova) se hace cargo de la caracterización de Balaguer; ejercicio de interpretación exhaustivo en el que le acompañan –entre otros- Wes Bentley (Las cuatro plumas), Dougray Scott (Matar a un rey), la eslava Olga Kurylenko y los españoles Unax Ugalde y  Jordi Mollà.

El joven intérprete Charlie Cox caracterizado en "There Be Dragons" como Escrivá de Balaguer
El joven intérprete Charlie Cox caracterizado en "There Be Dragons" como Escrivá de Balaguer

Como se puede ver, una pareja de cintas concretan el regreso a las salas de un cineasta al que, a pesar de que muchos puedan atacarle debido a la irregularidad de su currículum, no se le puede negar que mantiene a pulso una tremenda coherencia en todos los fotogramas que configuran su senda profesional. Esta especie de común denominador lo determina la obsesión de Joffé por escenificar la conciencia de los hombres y mujeres, siempre  a través de las acciones de darse a los demás o de comprender la angustia de los otros. Así lo hizo en la oscarizada Los gritos del silencio (1984), la impactante La misión (1986), la reivindicativa La ciudad de la alegría (1992) y la apasionada versión de La letra escarlata (1998). Al final, la conclusión que se saca de todo esto es la de que el director londinense no puede traicionar su propia naturaleza, y eso le honra.

"La ciudad de la alegría" es una de las obras más populares de Roland Joffé
"La ciudad de la alegría" es una de las obras más populares de Roland Joffé
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language