Eco hace palidecer los restos inmortales de la Historia

33
"El cementerio de Praga" ha sido publicada en español por Lumen
"El cementerio de Praga" ha sido publicada en español por Lumen

Los vestigios del pasado enciclopédico bien podrían semejarse a un nutrido camposanto de elefantes. A tan tétrico lugar, plagado de lápidas con y sin nombre, suelen acudir los investigadores y curiosos en busca de los huesos subyacentes a los acontecimientos y personas desaparecidas, que han llevado a la Humanidad a convertirse en el monstruo devorador y carente de memoria de este recién iniciado siglo XXI. El tiempo pertérito regresa con inusitada fuerza cuando los hombres, mujeres y niños están más desprevenidos; y Umberto Eco (Alessandria, Piamonte, Italia, 1932) acepta su papel como guardián certero, dispersando su intelecto literario y vivencial para preservar a sus congéneres de la inocencia más sonrojante, transformada en no pocas ocasiones en ignorancia u olvido.

Pese a exigir en sus libros un esfuerzo determiando por los lectores, Eco es uno de los autores italianos más populares
Pese a exigir en sus libros un esfuerzo determiando por los lectores, Eco es uno de los autores italianos más populares

Siete años hacía que el experto en Semiótica, Filosofía y Comunicación no editaba una novela, género tardío en su producción creativa que le trajo los mayores parabienes tras el éxito de El nombre de la rosa. Y cuando lo ha hecho ha sido para narrar, bajo el título de El cementerio de Praga, un particular recorrido –mitad irreal y verídico- de la mano de reconocibles personajes, que sirven de ánforas que derraman a conveniencia del piamontés algunos de los hitos más estudiados en las escuelas del planeta. Eco publica así un diario de opiniones y tesis, fundamentales desde el punto de vista de su pensamiento, relativas a la unificación italiana; la masonería o la cultura y creencias judaicas. Sus visiones son casi góticas y pretendidamente folletinescas, con un estilo que se enriquece de las experiencias literarias de maestros del claroscuro terrorífico y misterioso, como lo fueron Alejandro Dumas o Wilkie Collins (también se podría incluir en este apartado de influencias más o menos directas el realismo escénico más difuminado de un tardío Charles Dickens o la rabia incontrolada de la prosa de Zola).

Algunos de los sepulcros blanqueados de la Historia del XIX se tornan oscuros en "El cemeneterio de Praga"
Algunos de los sepulcros blanqueados de la Historia del XIX se tornan oscuros en "El cemeneterio de Praga"

Un guía, cual Virgiilio en La divina comedia, acompaña al lector por el fresco exitencial -empolvado casi- de unos fastos de cartón piedra. Este tipo es el inestable, y aquejado de una crisis de identidad galopante, capitán Simone Simonini, que se transforma en individuos como el abate Dalla Piccola, Dreyfuss o Garibaldi. Esta pasarela de modelos ilustres e imaginarios da pie al filósofo y profesor universitario para expresar no pocas ideas incendiarias sobre grandes cuestiones, que perturban a los seres llamados racionales de todas las eras. Los nacionalismos decimonónicos, las teorías antisemitas o la tendencia creativa a sucumbir ante las drogas de cualquier tipo tienen un sitio especial este volumen –sexto en la producción novelística del italiano- editado en español por Lumen. Amparado contextualmente por la introspección hacia la Historia contemporánea, Umberto Eco habita nuevamente como pez en el agua dentro de sus habituales laberintos lingüísticos y situacionales, que se complican con dobles lecturas y caminos de ida y vuelta.

 Muchos pensarán  que el siglo XIX no les afecta; sin embargo, los herederos de Adán y Eva no han cambiado tanto. Tal vez, incluso la supuesta evolución quemando centurias sea nada más que un simple espejismo tecnológico… Ya se sabe: todo -aparentemente- se regenera, pero el viento en contra hace que la saliva vuelva a golpear el rostro del que escupe en cubierta.

La adaptación al cine de "El nombre de la rosa" favoreció al éxito mundial de las novelas del semiólogo
La adaptación al cine de "El nombre de la rosa" favoreció al éxito mundial de las novelas del semiólogo
Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language