El Rastro de Feldmann

71
Rodillas pertenecientes a la serie Bilders, atribuída a Wolfgang Breurs
Rodillas pertenecientes a la serie Bilders, atribuída a Wolfgang Breurs

Recopilar recuerdos cotidianos, formando un museo paralelo… Podría parecer que, ante tal sentencia, el artista germano Hans-Peter Feldmann (Düsseldorf, 1941) se ha dedicado durante años a adicionar pragmatismo obsesivo al Arte; anulando supuestamente la parte emocional y vaporosa en la que se refugian muchos de sus compañeros de los fogonazos, la paleta, el lienzo y el puzle de corta y pega.

Dollarbill With Red Nose
Dollarbill With Red Nose

Conceptualista por derecho propio, el creador de la tierra de Goethe invita a descubrir sus anhelos de coleccionista sui generis, de malversador de lo primigenio, en una magna exposición -comisariada con efectividad por Helena Tatay- que el Centro de Arte Reina Sofía ha programado en Madrid, desde el 22 de septiembre al 28 de febrero de 2011.

Portrait With Strange Eyes
Portrait With Strange Eyes

Cerca de cien propuestas de mestizaje incierto y literal componen el paseo o rastreo por el mercadillo de Herr Feldmann. Zapatos de tacón de aguja que harían las delicias de Jessica Alba o Carla Bruni, álbumes de fotos debidamente retocadas con la técnica pre-photoshop del collage o sofás de muelles retorcidos y estampados polvorientos son algunos de los objetos que se atrincherarán en la vista de los que deambulen por los pasillos del antiguo hospital de San Carlos.

Striking a Pose
Striking a Pose

Las piezas cotidianas de este amigo de la manipulación de tijera y pegamento promueven el acercamiento a una pasión artística que comenzó en 1968, cuando Feldmann presentó en sociedad sus libros llamados Bilders (Imágenes), unos manuales en los que recogía todas las escenas que estampó el objetivo de su cámara. Pero sería injusto reducir el carácter multidisciplinar de este hijo de Düsseldorf a la mera definición de fotógrafo, ya que pocas cosas en el cosmos figurado de la plástica le han sido ajenas.

Dos niñas, 1999, cortesía de la galería Konrad Fischer, Düsseldorf
Dos niñas, 1999, cortesía de la galería Konrad Fischer, Düsseldorf

Es cierto que las propuestas escénicas del autor de las Time Series (visiones de hechos aparentemente insignificantes, que dan una clara idea sobre la vital importancia de la intrahistoria) no son excesivamente novedosas; y que existen múltiples huellas coetáneas en artistas de la talla de Rauschenberg, Ed Ruscha o su compatriota Gerard Richter. Pero la fuerza de sus creaciones y lo compacto de su cuidada metodología, así como el discurso probatorio de la calidad de sus acciones, pusieron merecidamente a Feldmann en el Olimpo de los artistas teutones durante más de dos décadas (lugar de corte celestial en el que todavía continúa). Enfrentarse a la realidad transformada por el ojo de este mago de la rutina diaria es algo conveniente para sobrevivir en un universo en el que sólo existen certezas; y si es en versión mercantilista, mejor que mejor.

Leave A Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Choose your language