Tagged: Holliday Grainger

El filme, producido por Disney, se rueda estos meses en los Pinewood Studios de Inglaterra

El filme, producido por Disney, se rueda estos meses en los Pinewood Studios de Inglaterra

Ya fuera en la versión francesa de Charles Perrault o en la alemana de los Hermanos Grimm, la gachí mangoneada por sus hermanastras -además de por su odiosa madre adoptiva- acababa con sus males tras ajustarse un misterioso zapato de cristal. Después de tal acto de naturaleza estilística (casi a lo Prada), la chica se preparaba para vivir eternamente feliz, al lado del príncipe encantador y en un castillo donde la joven no tendría que fregar ni un plato. Así, con el lema de que limpiar a la fuerza es una tarea ingrata, el norirlandés más shakespereano del cine actualiza el citado cuento del folclore popular (Cinderella), con la inyección económica que supone la producción de un mastodonte nominado Disney Pictures.

El responsable de "Thor" imagina el relato original con cambios en la elaboración de los personajes

El responsable de “Thor” imagina el relato original con cambios en la elaboración de los personajes

Precisamente, la empresa de animación responsable de PinochoDumbo y La bella durmiente se convierte en la mayor valedora; para que el fogueado intérprete y director isleño capte la esencia de este fairy tale, que -en 1950- alcanzó fama y prestigio a través de Walt Disney. Eso sí, convenientemente enlatado en un filme cargado de momentos memorables y con brillantes dibujos artesanales, dirigido en su día por Clyde Geromini, Wilfred Jackson y Hamilton Luske.

Lily James es la encargada de interpretar a la nueva Cenicienta

Lily James es la encargada de interpretar a la nueva Cenicienta

De la Inglaterra aristocrática a los salones medievales

Desde que se conoció el proyecto, muchas estrellas fueron testadas para convertirse en la Cenicienta del siglo XXI. Y, entre las más mediáticas, la “perfumada” Emma Watson (la pequeña sabihonda de la saga de Harry Potter) se aupó como una de los favoritas. Pero, tras un trabajo de búsqueda ingente para hallar talentos aún por explotar, los mandamases en el casting se decantaron por la chispeante Lily James. Veinteañera y agradablemente desconocida para la mayoría del público, la muchacha ya había dejado constancia previamente de sus virtudes ante la cámara, en Ira de titanes y en la serie Downton Abbey (donde encarnó a la díscola Lady Rose MacClare); tablas adquiridas por las que Branagh no tuvo que explicarle con sumo detalle lo que se requería de ella.

El escocés Richard Madden es el príncipe encantador

El escocés Richard Madden es el príncipe encantador

De esta manera, con la melena al viento y su mirada menos pícara, la británica firmó para encabezar un reparto en el que iba a compartir escenas amorosas con el escocés Richard Madden (Robb Stark, en Juego de tronos). Un príncipe encantador que tiene en esta versión renovada un mayor peso en el guion, donde aparece en el bosque con una identidad no revelada a la ingenua Ella. Para que luego la heroína descubra que se trata del hijo del mismísimo rey del lugar.

Catle Blanchett se mete en la piel de la malvada madrastra

Catle Blanchett se mete en la piel de la malvada madrastra

Con esta elección, se puede afirmar que la televisión es el medio en el que han triunfado los dos protagonistas, quienes ruedan en estos momentos las secuencias de su pasión secreta y tolerada en los estudios Pinewood, levantados en Inglaterra. No obstante, y a su lado, un ejército de movie stars arropa a los jóvenes Madden y James; formación extensa y de tirón taquillero, dentro de la que lucen veteranía Helena Bonham Carter (el hada madrina), Cate Blanchett (la madrastra, Lady Tremaine), Hayley Atwell (la madre de Cenicienta), Stellan Skarsgard (Gran Duque), Holliday Grainger (Anastasia) y Derek Jacobi (el Rey).

Stellan Skarsgard viste las ropas del padre de la protagonista

Stellan Skarsgard viste las ropas del padre de la protagonista

Semejante elenco tendrá en sus manos intentar resultar verosímil al frente de un libreto con numerosas revisiones a cuestas a lo largo de las décadas, gran parte de ellas disfrazadas en formato de celuloide. Una carrera de fotogramas alicatados con la fantasía y la imaginación, en la que por la variante humana sobresalen los títulos La zapatilla de cristal (Charles Walters, 1955, con Leslie Caron) y Si el zapato ajusta (Tom Clegg, 1990); eso si se obvian recreaciones más o menos libres, como la llevada a cabo en Pretty Woman.

Holliday Grainger muestra su faz más egoísta en los poros de Anastasia

Holliday Grainger muestra su faz más egoísta en los poros de Anastasia

En esa senda de adaptaciones (en la que habría que incluir la actuación de Jennifer Beals, perteneciente a los cuentos de Shelley Duvall), el camino seguido por Kenneth Branagh parece transitar por un gusto hacia el tradicionalismo escénico, aunque seguramente habrá sorpresivos giros argumentales, pergeñados por la pareja de guionistas contratados: los singulares e intrínsecamente diferentes Aline Brosh McKenna (El diablo viste de Prada) y Chris Weitz (Un niño grande, La brújula dorada).

Derek Jacobi participa como el rey

Derek Jacobi participa como el rey

Más información en http://www.imdb.com

Los crímenes y las conspiraciones marcaron la vida de Los Borgia

Los crímenes y las conspiraciones marcaron la vida de Los Borgia

La inevitable muerte y prematura decrepitud del rey Enrique VIII, que falleció a los 55 años víctima del escorbuto, había dejado a los seguidores de Los Tudor algo deprimidos. Pero no hay por qué llorar por las esquinas tan desquiciantes de la pequeña pantalla, ya que Los Borgia parece ser el relevo elegido por los programadores para hacer olvidar las hazañas y las correrías de cama del padre del anglicanismo.

Familia de rompe y rasga, plagada de intrigas y asesinatos al calor de las velas, el clan de origen valenciano está siendo estos meses objeto de revisión mediática, merced a una ambiciosa producción televisiva, que cuenta entre su grupo de directores a maestros de la talla  de Neil Jordan (Juego de lágrimas) y John Maybury (El amor es el demonio).

Jeremy Irons da vida al Papa Alejandro VI

Jeremy Irons da vida al Papa Alejandro VI

La trama de este proyecto es de las que enganchan al espectador desde la primera escena. El ascenso al poder papal del corrupto Rodrigo Borgia, con el nombre de Alejandro VI, en la desmembrada Italia de 1492 –año trascendental en que los manuales cifran el paso de la Edad Media a la Moderna- consumó la ambición sin límites de unos seres caracterizados por una obsesión enfermiza en pos de controlar lo divino y lo humano. El rey de la Iglesia católica –el hombre más importante del mundo occidental en ese tiempo- y sus cuatro hijos hicieron del planeta conocido un feudo en el que las orgías, los crímenes y los deseos incestuosos estaban a la orden del día.

El paso del siglo XV al XVI fue un periodo intenso y absorbente

El paso del siglo XV al XVI fue un periodo intenso y absorbente

El casi siempre efectivo Jeremy Irons aporta su capacidad ambigua de elegante maldad a su transformación como Rodrigo Borgia; mientras que los jóvenes Holliday Grainger (como  la débil, e injustamente acusada de manipuladora por muchos historiadores mal informados, Lucrecia); el canadiense François Arnaud (en la piel del, nunca mejor dicho, maquiavélico César) y David Oakes (convertido en Juan) acompañan al actor de Retorno a Brideshead dando vida a tres de los cuatro vástagos reconocidos por el Papa 214 de la era cristiana. Pero el serial no sólo se nutre de Irons entre los nombres más conocidos: Derek Jacobi (la inolvidable estrella de Yo, Claudio) también colabora en algunos episodios, enfundado en los ropajes del cardenal Orsini.

Derek Jacobi, Jeremy Irons y François Arnaud

Derek Jacobi, Jeremy Irons y François Arnaud

Sin embargo, aunque ésta es la empresa más grande a nivel presupuestario que tiene como tema central los avatares del clan valenciano, también se encuentra en marcha otra producción para la pequeña pantalla con el título de Borgia, y con similar punto de vista. En este trabajo más modesto, y probablemente de menor eco audiovisual, John Doman hace la parte de Alejandro VI; Mark Ryder es César; Isolda Dychauk presta su físico a Lucrecia; y la española Asumpta Serna hace lo propio como Vannozza Catanei.

En espera de lo que puedan dar de sí estas dos apuestas, que compiten por mostrar el lado más realista de una historia controvertida y desconocida en todos sus aspectos; bueno es detenerse a mencionar dos precedentes notables.

Por un lado, nos referimos a la serie de la BBC Los Borgia, fechada en 1981. Este trabajo logró una recreación de indudable calidad, completada con unas interpretaciones más que meritorias; identificadas con las figuras de Oliver Cotton (como César), Adolfo Celi (Rodrigo) y la bella Anne-Louise Lambert (Lucrecia).

La BBC ya grabó las aventuras del clan en 1981

La BBC ya grabó las aventuras del clan en 1981

Ya más reciente, Antena 3 televisión también se acercó a la peculiar familia en la película y miniserie Los Borgia, dirigida por Antonio Hernández en 2006. En esta oportunidad, Lluís Homar puso sus rasgos a Rodrigo Borgia; Sergio Peris Mencheta, a César; y María Valverde, a Lucrecia.