Tagged: Derek Jacobi

Jacobi y McKellen preparan los seis episodios de la segunda temporada de “Vicious”, una comedia televisiva emitida por ITV que causa adicción en las islas.

Jacoby (derecha) y McKellen exhiben su talento interpretativo en "Vicious"

Jacobi (derecha) y McKellen exhiben su talento interpretativo en “Vicious”

El amor no tiene edad ni fecha en el calendario; aunque para Stuart y Freddie esta frase venga aliñada con desconchones de regañinas y zancadillas cariñosas.

Las peleas de cocina y alcoba de tales caballeros -residentes en un piso en la confluencia con el Covent Garden londinense- nunca llegan a las manos, sino que son pretextos para mantener unida a una pareja que acredita medio siglo de cama en común, y de maquinilla de afeitar compartida por turnos.

Uno de esos matrimonios de palabra y corazón cuya solidez y ternura no está reñida con algún que otro pescozón verbal, aparte de bailecitos insinuantes al ritmo del Never Can Say Goodbye (sintonía de la serie, en las voces de The Communards).

La serie gira en torno a una pareja homosexual a la que dan vida Jacoby y McKelellen

La serie gira en torno a una pareja homosexual a la que dan vida Jacobi y McKelellen

Ese esquema argumental es el que mantuvo a este par de seres sacados de los comportamientos extremos -y de las pasiones de doble y triple sentido- en lo más alto del share en la ITV, durante el pasado curso televisivo de 2013.

Siete episodios que pronto aumentarán sus ingeniosas historias con el estreno de la segunda temporada, la cual -según los responsables de la cadena privada de Reino Unido- tiene prevista su puesta en marcha en la programación del próximo otoño.

JACOBI Y McKELLEN SE TIRAN LOS PLATOS A LA CABEZA

No se puede decir que la trama ideada por Gary Janetti (Padre de familia) y Mark Ravenhill sea especialmente novedosa.

Incluso ésta puede remitir argumentalmente a conocidos largometrajes, como La extraña pareja  (Gene Saks dirigió la adaptación cinematográfica de esta obra de Neil Simon, en 1968) y La escalera (movie de Stanley Donen de 1969, según la pieza de Charles Dyer).

Sin embargo, hay un elemento que ha hecho que Vicious se haya convertido en la mencionada y rentable sorpresa audiovisual de 2013. Especia o condimento que está adherido al trabajo de sus two protagonistas, quienes son muy capaces de sacar petróleo de cualquier libreto medianamente bien construido.

"Vicious" alcanzó un alto índice de audiencia con la emisión de sus primeros siete capítulos en 2013

“Vicious” alcanzó un alto índice de audiencia con la emisión de sus primeros siete capítulos en 2013

Bajo la faz de un dueto de actores semejante, con miles de papeles en su código genético; el ingenuo Stuart Bixby (Derek Jacobi) adquiere alas de inocencia concentrada. Mientras que el egocéntrico y frustrado Freddie Thornhill (Ian McKellen) se torna como un oponente con armadura de pecaminosos resortes, siempre presto a cerrar cada discusión con una ocurrencia reveladora.

Junto a ellos, los otros colaboradores en el serial se mueven con la gracia de los asistentes a un banquete compuesto de misiles verbales, muy enraizados en la Gran Bretaña de las contradicciones morales y del tradicionalismo camuflado con tesis falsamente progresistas.

Las actuaciones de McKellen y Jacobi recuerdan a las llevadas a cabo por Lemmon y Matthau, y Harrison y Burton

Las actuaciones de McKellen y Jacobi recuerdan a la llevada a cabo por Lemmon y Matthau en “La extraña pareja”, y a la de Harrison y Burton en “La escalera”

Dentro de ese ecosistema escénico, el cuadro interpretativo luce candilejas tintadas de sinsentidos orales, escondidas tras el talento de Frances de la Tour (Violet Crosby), Iwan Rheon (Ash Weston), Marcia Warren (Penelope), Phillip Voss (Mason) y el perro Balthazar.

Todavía han trascendido pocas notas respecto a la naturaleza de esta segunda temporada; pero lo que sí se puede asegurar es que tanto Derek Jacobi como Ian McKellen regresarán pletóricos ante su numeroso público, ambos en la piel de estos ancianos abiertamente homosexuales y sin complejos de ocultación. Dos gentlemen que han sabido captar con su sinceridad amorosa y su sarcasmo el interés de los súbditos de Isabel II.

Ellos son la materialización más glamurosa de una realidad en favor de la normalización en las relaciones personales entre varones.

Ecuación social a partir de la que los guionistas desarrollan los diferentes equívocos y situaciones comprometedoras, que se dan cita en cada episodio de Vicious.

Eso sí, siempre “viciosamente” en completa comicidad.

Los nuevos seis capítulos mantienen el mismo humor corrosivo de sus entregas precedentes

Los nuevos seis capítulos mantienen el mismo humor corrosivo de sus entregas precedentes

Vídeo promocional de “Vicious”

Más información en http://www.itv.com/Vicious/

En 1976, Derek Jacobi sorprendió a millones de aficionados con su caracterización del hijo de Druso y Antonia

En 1976, Derek Jacobi sorprendió a millones de aficionados con su caracterización del hijo de Druso y Antonia

 

En 2016, Yo, Claudio -la que pasa por ser la mejor producción televisada sobre la Antigua Roma- cumplirá cuarenta años. Dato que no desmerece la calidad y frescura de una obra emblemática para la pequeña pantalla.

César Borgia expresó alguna vez que, cuando las generaciones posteriores a su familia contemplaran los lienzos religiosos pintados durante el Renacimiento, pocos se aventurarían a pensar en la espiral asesina que primó en la desmembrada Italia del tiempo de Rafael y Tiziano.

Probablemente, similar razonamiento pasaría en alguna ocasión por la mente del protagonista del serial elaborado por Herbert Wise en 1976: el vástago disminuido físicamente del poderoso clan descendiente de Marco Antonio y Julio César, que llegó a gobernar los destinos de Roma entre el 41 y el 54 después de Cristo.

Siân Phillips se llevó un Bafta por su encarnación de la ambiciosa Livia

Siân Phillips se llevó un Bafta por su encarnación de la ambiciosa Livia

La prestigiosa BBC fue la causante de las trece entregas de la que ha sido catalogada como la mejor obra de televisión del pasado siglo XX; una producción esmerada y sobresaliente cuyos guiones firmados por Jack Pulman (autor de los libretos de otras gestas catódicas, del estilo de la romántica Poldark y de la épica La caída de las águilas) estaban basados en las dupla novelada del escritor Robert Graves (Wimbledon, Londres, 1895- Deià, España, 1985): Yo, Claudio Claudio el dios.

El serial fue producido por la BBC en 1976

El serial fue producido por la BBC en 1976

Desde el alumbramiento del proyecto, los responsables de la cadena pública británica eran conscientes de que tenían entre las manos una empresa, que estaba llamada a sentar cátedra en el por entonces aún poco prestigiado universo de la pequeña pantalla.

A tal efecto, los mandamases del ente audiovisual construyeron un engranaje, a base de dinero e imaginación, en el que la recreación milimétrica de los gloriosos días del imperio romano se convirtió en el denominador común.

Esto explica el trabajo extenuante que el nutrido equipo técnico tuvo que efectuar para levantar inmensos platós, en los que se diseñó con precisión escrupulosa lugares tan emblemáticos como el circo, el foro y el palacio del César.

La historia comenzaba con el ascenso al poder de Augusto (Brian Blessed)

La historia comenzaba con el ascenso al poder de Augusto (Brian Blessed)

Sin embargo, tanta inversión en talento debía estar regida por un director de orquesta que supiera manejarse con presupuestos cuantiosos, y grupos de colaboradores alimentados por cientos de individuos. Y el escogido para esta misión fue el austriaco Herbert Wise (Viena, 1924). El realizador ya había dado muy buenos resultados en piezas para la televisión anglosajona; por lo que la BBC no dudó en contratar sus servicios.

Jacobi accedió al papel cuando contaba 38 años

Jacobi accedió al papel cuando contaba 38 años

No obstante, y aunque el nombre del cerebro de Yo, Claudio estuviera claro, el verdadero reto se encontraba en hallar al actor adecuado para encarnar el papel principal.

Tras numerosas pruebas de casting, finalmente las preferencias  recayeron en la figura de Derek Jacobi: un intérprete bastante conocido en Gran Bretaña en esos momentos por sus participaciones en filmes como Tres hermanas, el cual también había alcanzado cierta notoriedad en la escena teatral inglesa.

Jacobi sabía que la oportunidad de dar vida a Tiberio Claudio César Augusto Germánico le podía granjear una fama que aún no había concitado a lo largo de su carrera. De esta manera, la posterior estrella de Cadfael (trabajo igualmente al lado de Wise) accedió a transformarse en el poderoso gobernante, desde su juventud hasta su muerte (y eso que el compatriota de Shakespeare contaba con 38 primaveras, cuando decidió vestirse la toga de un señor que en las partes iniciales apenas acreditaba 20).

La producción fue la primera en ser grabada totalmente con técnicas videográficas

La producción fue la primera en ser grabada totalmente con técnicas videográficas

Pero el reparto de la serie no solamente se contentó con poseer un protagonista de altura, ya que la BBC quería que todo armonizara en la misma sintonía.

Esto se tradujo en el enganche de un multitudinario elenco, que mezclaba la veteranía con una generación de intérpretes que comenzaba en esa década a dar que hablar en los círculos profesionales.

En la categoría de los primeros, sin duda resaltaron por sus caracterizaciones el orondo Brian Blessed (Augusto), la maquiavélica Siân Phillips (Livia), George Baker (Tiberio), Kevin Stoney (Trasillus), Bernard Hepton (Pallas) y Margaret Tyzack (Antonia), entre otros.

Mientras que por el lado de la juventud habría que citar a John Hurt (su Calígula es antológico), John Castle (Póstumo), Kevin McNally (Castor), Ian Ogilvy (Druso), Christopher Biggins (Nerón), David Robb (Germánico) y Simon MacCorkindale (Lucio), dentro de los más notables.

Kevin McNally realizó su debut en pantalla con el papel de Castor

Kevin McNally realizó su debut en pantalla con el papel de Castor

Todos los mencionados, tanto los técnicos como los artistas, dieron forma a los trece capítulos de una historia que comenzaba con las memorias del hijo de Antonia y Druso (45 minutos titulados Un toque de asesinato), y echaba el telón con su muerte por envenenamiento (El viejo rey leño).

Algo más de una docena de episodios que fueron aclamados por la crítica y el público desde su estreno. Un éxito sin igual que otorgó a la serie, entre otros merecimientos, varios premios Bafta y algunas nominaciones a los Emmy de 1977.

La adaptación de los libros de Robert Graves estuvo firmada por el veterano Jack Pulman

La adaptación de los libros de Robert Graves estuvo firmada por el veterano Jack Pulman

Cuando Yo, Claudio fue emitida en el globo terráqueo, escasos aficionados se acordaron de la homónima película de 1937. Cinta que grabó con bastantes sobresaltos el cineasta Josef von Sternberg, con Charles Laughton (Claudio), Merle Oberon (Mesalina) y Flora Robson (Livia) en los roles principales.

Ian Ogilvy encarnó a Druso, el padre de Claudio y hermano de Tiberio

Ian Ogilvy encarnó a Druso, el padre de Claudio y hermano de Tiberio

Han pasado treinta y ocho temporadas desde que Wise y sus muchachos filmaron tan estimulante fresco catódico; pero los espectadores todavía continúan enganchándose a las tramas envolventes de un periodo en el que las traiciones y los crímenes pululaban en cada esquina, en cada habitación en penumbra, en cada rincón de jardines y estancias.

Un producto audiovisual que unió su existencia al binomio de calidad y maestría; un argumento que, por mucho que intenten revitalizarlo en una pretendida actualización que colea desde el comienzo del siglo XXI, los amantes de la perfección escénica siempre asociaran al tic nervioso exhibido por Derek Jacobi.

 

John Hurt materializó el mejor Calígula que se ha contemplado en una obra en formato audiovisual

John Hurt materializó el mejor Calígula que se ha contemplado en una obra en formato audiovisual

El filme, producido por Disney, se rueda estos meses en los Pinewood Studios de Inglaterra

El filme, producido por Disney, se rueda estos meses en los Pinewood Studios de Inglaterra

Ya fuera en la versión francesa de Charles Perrault o en la alemana de los Hermanos Grimm, la gachí mangoneada por sus hermanastras -además de por su odiosa madre adoptiva- acababa con sus males tras ajustarse un misterioso zapato de cristal. Después de tal acto de naturaleza estilística (casi a lo Prada), la chica se preparaba para vivir eternamente feliz, al lado del príncipe encantador y en un castillo donde la joven no tendría que fregar ni un plato. Así, con el lema de que limpiar a la fuerza es una tarea ingrata, el norirlandés más shakespereano del cine actualiza el citado cuento del folclore popular (Cinderella), con la inyección económica que supone la producción de un mastodonte nominado Disney Pictures.

El responsable de "Thor" imagina el relato original con cambios en la elaboración de los personajes

El responsable de “Thor” imagina el relato original con cambios en la elaboración de los personajes

Precisamente, la empresa de animación responsable de PinochoDumbo y La bella durmiente se convierte en la mayor valedora; para que el fogueado intérprete y director isleño capte la esencia de este fairy tale, que -en 1950- alcanzó fama y prestigio a través de Walt Disney. Eso sí, convenientemente enlatado en un filme cargado de momentos memorables y con brillantes dibujos artesanales, dirigido en su día por Clyde Geromini, Wilfred Jackson y Hamilton Luske.

Lily James es la encargada de interpretar a la nueva Cenicienta

Lily James es la encargada de interpretar a la nueva Cenicienta

De la Inglaterra aristocrática a los salones medievales

Desde que se conoció el proyecto, muchas estrellas fueron testadas para convertirse en la Cenicienta del siglo XXI. Y, entre las más mediáticas, la “perfumada” Emma Watson (la pequeña sabihonda de la saga de Harry Potter) se aupó como una de los favoritas. Pero, tras un trabajo de búsqueda ingente para hallar talentos aún por explotar, los mandamases en el casting se decantaron por la chispeante Lily James. Veinteañera y agradablemente desconocida para la mayoría del público, la muchacha ya había dejado constancia previamente de sus virtudes ante la cámara, en Ira de titanes y en la serie Downton Abbey (donde encarnó a la díscola Lady Rose MacClare); tablas adquiridas por las que Branagh no tuvo que explicarle con sumo detalle lo que se requería de ella.

El escocés Richard Madden es el príncipe encantador

El escocés Richard Madden es el príncipe encantador

De esta manera, con la melena al viento y su mirada menos pícara, la británica firmó para encabezar un reparto en el que iba a compartir escenas amorosas con el escocés Richard Madden (Robb Stark, en Juego de tronos). Un príncipe encantador que tiene en esta versión renovada un mayor peso en el guion, donde aparece en el bosque con una identidad no revelada a la ingenua Ella. Para que luego la heroína descubra que se trata del hijo del mismísimo rey del lugar.

Catle Blanchett se mete en la piel de la malvada madrastra

Catle Blanchett se mete en la piel de la malvada madrastra

Con esta elección, se puede afirmar que la televisión es el medio en el que han triunfado los dos protagonistas, quienes ruedan en estos momentos las secuencias de su pasión secreta y tolerada en los estudios Pinewood, levantados en Inglaterra. No obstante, y a su lado, un ejército de movie stars arropa a los jóvenes Madden y James; formación extensa y de tirón taquillero, dentro de la que lucen veteranía Helena Bonham Carter (el hada madrina), Cate Blanchett (la madrastra, Lady Tremaine), Hayley Atwell (la madre de Cenicienta), Stellan Skarsgard (Gran Duque), Holliday Grainger (Anastasia) y Derek Jacobi (el Rey).

Stellan Skarsgard viste las ropas del padre de la protagonista

Stellan Skarsgard viste las ropas del padre de la protagonista

Semejante elenco tendrá en sus manos intentar resultar verosímil al frente de un libreto con numerosas revisiones a cuestas a lo largo de las décadas, gran parte de ellas disfrazadas en formato de celuloide. Una carrera de fotogramas alicatados con la fantasía y la imaginación, en la que por la variante humana sobresalen los títulos La zapatilla de cristal (Charles Walters, 1955, con Leslie Caron) y Si el zapato ajusta (Tom Clegg, 1990); eso si se obvian recreaciones más o menos libres, como la llevada a cabo en Pretty Woman.

Holliday Grainger muestra su faz más egoísta en los poros de Anastasia

Holliday Grainger muestra su faz más egoísta en los poros de Anastasia

En esa senda de adaptaciones (en la que habría que incluir la actuación de Jennifer Beals, perteneciente a los cuentos de Shelley Duvall), el camino seguido por Kenneth Branagh parece transitar por un gusto hacia el tradicionalismo escénico, aunque seguramente habrá sorpresivos giros argumentales, pergeñados por la pareja de guionistas contratados: los singulares e intrínsecamente diferentes Aline Brosh McKenna (El diablo viste de Prada) y Chris Weitz (Un niño grande, La brújula dorada).

Derek Jacobi participa como el rey

Derek Jacobi participa como el rey

Más información en http://www.imdb.com

Richard Laxton dirige el filme "Effie", basado en un guion de la actriz de "Enrique V"

Richard Laxton dirige el filme "Effie", basado en un guion de la actriz de "Enrique V"

Ni siquiera Venecia pudo salvar de la condenación anunciada el matrimonio que formaron el crítico y experto en Arte John Ruskin y la frívola jovencita que respondía al nombre de Euphemia Gray. Ambos pasaron por el altar, con el secretismo de lo prohibido y los destinos fatalistas, en 1848. Y se separaron definitivamente en 1854; al parecer por la no consumación del vínculo marital. La sociedad británica del siglo de los desmanes clasistas y el colonialismo mutilador se conmocionó con la sensibilidad pública del erudito caballero, sobre todo cuando cayó rendido a los pies de una debutante sin excesivas pretensiones intelectuales. El prohombre que había determinado en sus libros la grandeza de los paisajistas decimonónicos, por encima incluso de los pretéritos renacentistas, sucumbía como cualquier mortal ante una sonrisa impetuosa, ante la parafernalia de una fémina con tez de mármol y modales de parvulario. Semejante laberinto emocional ha llamado la atención de todos los admiradores del trabajo del poeta y analista, una cohorte de deslumbrados seguidores entre los que se incluye el televisivo Richard Laxton (An Englishman in New York). Un motivo más que adecuado para traducir la trágica historia sobre el fracaso del platonismo en asuntos del corazón – el naufragio del leve anclaje rutinario que supone la sublimación de la belleza por delante de conceptos más pragmáticos y realistas- a formato de celuloide con el filme titulado Effie, cuyo estreno está previsto para 2012.

El filme narra los amores desgraciados entre el crítico y escritor John Ruskin y su esposa, mucho más joven que él

El filme narra los amores desgraciados entre el crítico y escritor John Ruskin y su esposa, mucho más joven que él

Un guion original de la oscarizada Emma Thompson (actriz que ganó una estatuilla por el libreto de la adaptación a la pantalla grande de Sentido y sensibilidad, en la gala de 1996) es la base de una película de presupuesto más que notable y nutrido reparto, en el que sobresale la presencia de los protagonistas: Greg Wise, Dakota Fanning y Tom Sturridge.

La pareja se separó después de seis años de unión marital

La pareja se separó después de seis años de unión marital

El actual esposo de Thompson es el encargado de efectuar la caracterización del serio y cerebral Ruskin. La estrella de filmes como Johnnie English pasa por el quirófano de la sala de maquillaje para meterse en la idiosincrasia del reconocido autor. Un rol que toma en el momento en que, tras su exitoso paso por la Universidad de Oxford, el enciclopedista conoce a una exquisita muchacha que ni siquiera acredita 18 primaveras. Pero el amor surge con una fuerza inusitada en su interior, como si hubiera encontrado una musa a la que simplemente admirar; una diosa terranal a la que dedicó en 1847 el excelente poema The King Of The Golden River.

Thompson ganó un Oscar como guionista con "Sentido y sensibilidad", en 1996

Thompson ganó un Oscar como guionista con "Sentido y sensibilidad", en 1996

El pensador contrajo enlace nupcial en el año de las grandes revoluciones, 1848; e intentó animar a su media naranja a que se interesara por su universo de lienzos luminosos y supremas arquitecturas. Sin embargo, la chica tenía otras maneras de divertirse; a las que dio rienda suelta después de su primera estancia en el veneciano Hotel Danieli, en 1849. Allí, la damisela halló en un teniente austriaco (Charles Paulizza) el perfecto opuesto a su marido.

Greg Wise, esposo en la vida real de Emma, encarna a John Ruskin

Greg Wise, esposo en la vida real de Emma, encarna a John Ruskin

El distanciamiento fue inevitable, situación que Wise marca con una gestualidad reservada, de aristócrata victoriano acostumbrado a ocultar sus sufrimientos. El vía crucis hasta la disolución de la unión con Effie es lo que narra la película, en la que Dakota Fanning -embutida en el corsé de Euphemia Gray- brilla con la lámpara de una pretendida inocencia y un salvajismo juvenil, que contrasta con el cerrado apego a las improvisaciones personificado en Mr. Ruskin. La rubia niña de La guerra de los mundos demuestra así a la industria audiovisual que ya se ha hecho mayor, y que su camino a los dieciocho años exige una mayor convicción profesional hacia las interpretaciones adultas.

La norteamericana Dakota Fanning afronta un personaje que se amolda a su edad actual de 17 primaveras

La norteamericana Dakota Fanning afronta un personaje que se amolda a su edad actual de 17 primaveras

El tercero en discordia, en la obra escrita por Thompson, es el británico Tom Sturridge. El actor de One Day se disfraza con el físico del divertido y rompecorazones Everett Millais; con el que Mrs. Gray acabó enamoriscándose, detonando el arco conyugal que la encadenaba al cosmos libresco del ingenuo JR.

Ruskin fue uno de los más célebres historiadores e investigadores del arte decimonónico

Ruskin fue uno de los más célebres historiadores e investigadores del arte decimonónico

Para completar el nutrido elenco artístico del largometraje, los nombres de la propia Emma Thompson (Lady Eastlake), Robbie Coltrane (Doctor), Derek Jacobi (Travers Twiss), David Suchet (Mr. Ruskin) o los veteranos Claudia Cardinale y James Fox dotan de altura dramática a los diálogos pergeñados por la profesora despistada de Harry Potter.

Sus libros han servido a miles de estudiosos

Sus libros han servido a miles de estudiosos

El rodaje en tierras venecianas y londinenses, junto a una recreación de época realmente sorprendente y milimétrica, alimenta el fresco existencial de una cinta de romanticismo estimulante; algo desesperanzadora, pero sumamente vigorosa en contenido y evolución argumental.

Richard Laxon se hizo popular por su excepcional obra "An Englishman In New York"

Richard Laxton se hizo popular por su excepcional obra "An Englishman In New York"

La recomendación pasa porque, una vez se haya estrenado Effie, los espectadores se acerquen a contemplar (in situ o mediante cualquier manual de arte) el cuadro que el perfeccionista Thomas Richmond realizó de la dama Euphemia Gray. Quizá, la inclusión de esta imagen en su contexto vivencial sirva para comprender qué es lo que oculta el aspecto virginal y alegre de tan enigmática señora.

Euphemia Chalrers Gray, por Thomas Richmond

Euphemia Chalrers Gray, por Thomas Richmond

El realizador de "Soldado universal" recrea en "Anonymous" la vida de Edward de Vere

El realizador de "Soldado universal" recrea en "Anonymous" la vida de Edward de Vere

Si la rosa no se llamara así, seguiría conservando el mismo aroma. Esta sentencia sonaba en los labios de Julieta como una declaración intensa acerca la inmutabilidad de los sentimientos, ante la casuística humana. Similar planteamiento podría aplicarse a otros campos de la inmortalidad; como, por ejemplo, a la literatura. Entonces, ¿si las piezas de teatro atribuidas al bardo de Stratford-upon-Avon no hubieran surgido de su pluma de ave, perderían algo de su esencia o poder concitador? Probablemente, no; aunque, en estos tiempos de la comprensible salvaguarda de la autoría, es bueno delimitar los márgenes de la genialidad; y concedérsela a los que se la han trabajado a golpe de musas inspiradoras.

El dramaturgo de Stratford pudo no haber escrito gran parte de su obra

El dramaturgo de Stratford pudo no haber ideado gran parte de su obra

Mucho se ha escrito sobre la posibilidad de que textos como Hamlet, Macbeth o incluso Las alegres comadres de Windsor no nacieran de la mente del famoso William Shakespeare. Las primeras acciones de peso en este sentido datan de finales del siglo XIX, cuando gente como Walt Whitman encabezaron una cruzada para demostrar que gran parte de la producción atribuida al natural de Warwickshire había sido compuesta en la sombra por Sir Francis Bacon. En la misma línea de denuncia, otros investigadores insinuaron que el supuesto autor de Otelo plagió de manera consecutiva la brillantez de su coetáneo Christopher Marlowe; robándole innumerables ideas y argumentos.

El filme insinúa la autoría del 17º Conde de Oxford de muchos de los textos de Shakespeare

El filme insinúa la autoría del 17º Conde de Oxford de muchos de los textos de Shakespeare

En 1920, John Thomas Looney sacó a la luz una sorprendente tesis: el verdadero redactor de algunos de los diálogos más excelsos del dramaturgo de La noche de la epifanía era realmente Edward de Vere, el decimoséptimo conde de Oxford. Inteligente y prolífico, este cortesano -que falleció en 1604 a la edad de cincuenta y cuatro años- se codeó con los artistas más sobresalientes de la época isabelina, haciendo gala de sus dotes para el espectáculo en calidad de creador y mecenas. Patrocinador de representaciones teatrales que aún en la actualidad se reflejan en los manuales de Historia, este aristócrata fue amigo de Shakespeare; con quien desarrollo una relación de amistad que muy posiblemente le pudo llevar a proponer al valorado firmante de Romeo y Julieta un trato, en el que el noble sería el negro del de Stratford por motivos de imagen frente a la reina.

La veterana Vanessa Redgrave interpreta a Isabel I en "Anonymous"

La veterana Vanessa Redgrave interpreta a Isabel I en "Anonymous"

El director germano Roland Emmerich (Stuttgart, Baden-Wünttemebrg, 1955) se hace eco de las teorías de Looney y monta con ello una película titulada Anonymus, en la que reivindica la figura del injustamente olvidado Edward de Vere. Lejos de sus odiseas épicas y apocalípticas más populares y taquilleras (Emmerich es responsable, entre otras, de Inependence Day, 2012, El día de mañana y Soldado universal), el realizador centroeuropeo se acerca en esta ocasión al período isabelino, en la Inglaterra de finales del siglo XVI y principios del XVII. Las guerras de religión, selladas por el recelo existente entre el incipiente anglicanismo implantado por el entonces fallecido Enrique VIII y el catolicismo reinante en los imperios de espiritualidad papal, fueron el marco de un siglo en el que las traiciones palaciegas y las conspiraciones contra monarcas y gobernantes determinaban el destino de los hombres. En esa centuria de fuego cruzado y pensamientos coartados por el filo del hacha del verdugo es en la que se desarrolla el largometraje de Emmerich: un apasionado argumento que sigue un enfoque cercano al elaborado por John Madden en Shakespeare in Love (1998).

Emmerich es famoso por sus blockbusters apocalípticos

Emmerich es famoso por sus blockbusters apocalípticos

El actor galés Rhys Ifans es el encargado de liderar el equipo artístico con su encarnación del aparentemente disoluto Edward de Vere (de joven lo caracteriza el famoso Jamie Campbell Bower de la serie Camelot). Este maestro de las palabras en la oscuridad del desconocimiento público es el verdadero motor dramático de un guion en el que no falta la presencia de William Cecil (interpretado por David Thewlis), la reina Isabel I (Vanessa Redgrave), Henry Wriothesley (Xavier Samuel) y –como no- William Shakespeare (Rafe Spall).

Existe un cierto interés en ver cómo se ajusta el cineasta alemán al corsé del cine histórico

El largo mostrará cómo se ajusta el cineasta alemán al corsé del cine histórico

Existen algunas reservas entre los aficionados por comprobar cómo se ha adaptado la fisonomía Tudor a los márgenes casi siempre ostentosos y atronadores del cine de Emmerich; sin embargo, la utilización de un actor como Derek Jacobi, en calidad de narrador, es una declaración de intenciones de por dónde quiere el creador de blockbusters que vayan los tiros de su nueva producción. Tras el visionado de la cinta, quizás los espectadores salgan de la sala conociendo más el pletórico universo de De Vere y del bardo de Stratford… De unas centurias en las que el tema de la autoría era como una hoja al viento, como una firma cuyo valor se calculaba en función de los intereses políticos y económicos, más que de inmortalidad intelectual.

La figura de Edward de Vere saltó a la actualidad cuando John Thomas Looney lo reivindicó como el responsable de muchos de los textos atribuídos a Shakespeare

Edward de Vere nació en 1550 y murió en 1604

Los crímenes y las conspiraciones marcaron la vida de Los Borgia

Los crímenes y las conspiraciones marcaron la vida de Los Borgia

La inevitable muerte y prematura decrepitud del rey Enrique VIII, que falleció a los 55 años víctima del escorbuto, había dejado a los seguidores de Los Tudor algo deprimidos. Pero no hay por qué llorar por las esquinas tan desquiciantes de la pequeña pantalla, ya que Los Borgia parece ser el relevo elegido por los programadores para hacer olvidar las hazañas y las correrías de cama del padre del anglicanismo.

Familia de rompe y rasga, plagada de intrigas y asesinatos al calor de las velas, el clan de origen valenciano está siendo estos meses objeto de revisión mediática, merced a una ambiciosa producción televisiva, que cuenta entre su grupo de directores a maestros de la talla  de Neil Jordan (Juego de lágrimas) y John Maybury (El amor es el demonio).

Jeremy Irons da vida al Papa Alejandro VI

Jeremy Irons da vida al Papa Alejandro VI

La trama de este proyecto es de las que enganchan al espectador desde la primera escena. El ascenso al poder papal del corrupto Rodrigo Borgia, con el nombre de Alejandro VI, en la desmembrada Italia de 1492 –año trascendental en que los manuales cifran el paso de la Edad Media a la Moderna- consumó la ambición sin límites de unos seres caracterizados por una obsesión enfermiza en pos de controlar lo divino y lo humano. El rey de la Iglesia católica –el hombre más importante del mundo occidental en ese tiempo- y sus cuatro hijos hicieron del planeta conocido un feudo en el que las orgías, los crímenes y los deseos incestuosos estaban a la orden del día.

El paso del siglo XV al XVI fue un periodo intenso y absorbente

El paso del siglo XV al XVI fue un periodo intenso y absorbente

El casi siempre efectivo Jeremy Irons aporta su capacidad ambigua de elegante maldad a su transformación como Rodrigo Borgia; mientras que los jóvenes Holliday Grainger (como  la débil, e injustamente acusada de manipuladora por muchos historiadores mal informados, Lucrecia); el canadiense François Arnaud (en la piel del, nunca mejor dicho, maquiavélico César) y David Oakes (convertido en Juan) acompañan al actor de Retorno a Brideshead dando vida a tres de los cuatro vástagos reconocidos por el Papa 214 de la era cristiana. Pero el serial no sólo se nutre de Irons entre los nombres más conocidos: Derek Jacobi (la inolvidable estrella de Yo, Claudio) también colabora en algunos episodios, enfundado en los ropajes del cardenal Orsini.

Derek Jacobi, Jeremy Irons y François Arnaud

Derek Jacobi, Jeremy Irons y François Arnaud

Sin embargo, aunque ésta es la empresa más grande a nivel presupuestario que tiene como tema central los avatares del clan valenciano, también se encuentra en marcha otra producción para la pequeña pantalla con el título de Borgia, y con similar punto de vista. En este trabajo más modesto, y probablemente de menor eco audiovisual, John Doman hace la parte de Alejandro VI; Mark Ryder es César; Isolda Dychauk presta su físico a Lucrecia; y la española Asumpta Serna hace lo propio como Vannozza Catanei.

En espera de lo que puedan dar de sí estas dos apuestas, que compiten por mostrar el lado más realista de una historia controvertida y desconocida en todos sus aspectos; bueno es detenerse a mencionar dos precedentes notables.

Por un lado, nos referimos a la serie de la BBC Los Borgia, fechada en 1981. Este trabajo logró una recreación de indudable calidad, completada con unas interpretaciones más que meritorias; identificadas con las figuras de Oliver Cotton (como César), Adolfo Celi (Rodrigo) y la bella Anne-Louise Lambert (Lucrecia).

La BBC ya grabó las aventuras del clan en 1981

La BBC ya grabó las aventuras del clan en 1981

Ya más reciente, Antena 3 televisión también se acercó a la peculiar familia en la película y miniserie Los Borgia, dirigida por Antonio Hernández en 2006. En esta oportunidad, Lluís Homar puso sus rasgos a Rodrigo Borgia; Sergio Peris Mencheta, a César; y María Valverde, a Lucrecia.