Los superhéroes a seiscientas veinticinco líneas no siempre han tenido la factura técnica y artística que portan los actuales The Flash y Agentes de S.H.I.E.L.D.

Es más, estos seres destinados a salvar al mundo episodio tras episodio convivían con los presupuestos imposibles hace décadas, y con guiones elaborados al tiempo que el responsable de la claqueta pedía silencio en el plató. Sin embargo, pese a las evidentes limitaciones de los seriales surgidos a partir de los cómics de la época, los que confiaron en estas historias nunca escondieron el rostro frente a las adversidades. Con imaginación y fantasía, estas producciones consiguieron sobrevivir, y regalar a las audiencias algunos de los momentos más inolvidables en la existencia de la televisión. Estos son algunos de los títulos que calaron más hondo en los gustos del respetable.

LAS AVENTURAS DE SUPERMAN

George Reeves (en la foto) se convirtió en toda una celebridad con su interpretación del coloso llegado de Krypton

George Reeves (en la foto) se convirtió en toda una celebridad con su interpretación del coloso llegado de Krypton

Iniciada en 1951, Las aventuras de Superman voló por las ondas a lo largo de seis temporadas, desplegadas por el periodo comprendido entre 1952 y 1959. Los 104 episodios -de media hora de duración cada uno de ellos- engancharon a miles de personas con sus entonces sorprendentes alardes audiovisuales, y elevaron al otrora galán George Reeves al Olimpo de las estrellas.

Al final, el serial -que contó con los míticos Jerry Siegel y Joe Shuster como responsables de las tramas- echó el cierre por el supuesto suicidio de Reeves. Sin embargo, con sus escenas al borde de la inverosimilitud, Las aventuras de Superman abrió el camino a otros proyectos futuros con los personajes de las viñetas juveniles como auténticos protagonistas.

BATMAN

Adam West (en la foto) hizo del héroe de Gotham un icono del pop sesentero

Adam West (en la foto) hizo del héroe de Gotham un icono del pop sesentero

A tenor de las películas posteriores, pocos pensarían que el oscuro empresario Bruce Wayne fue alguna vez un tipo aficionado a las extravagancias poperas, además de a los chistes de doble sentido. De tal guisa dibujó William Dazier al Hombre Murciélago, para la ABC; y lo ejecutó a lo largo de 120 episodios, que se prolongaron entre 1966 y 1968.

Divertida en extremo y trabajada a conciencia, Batman ganó enteros cuando los productores entregaron el papel principal al entonces poco conocido Adam West, quien elaboró un superhéroe antológico, junto a su inseparable Robin (Burt Ward). Aunque, si por algo es famoso este serial, es por su plantel de secundarios, entre los que destacaron César Romero (Jóker), Burgess Meredith (El Pingüino), El Cascarón (Vincent Price) y Joan Collins (La Sirena).

Después de tres temporadas en lo más alto, los prejuicios raciales provocaron su defunción prematura: hecho desencadenado por la elección de Eartha Kitt (una actriz y cantante afroamericana), como la fémina que se escondía detrás del antifaz de Catwoman.

FLASH GORDON

Steve Holland (en la foto) cambió el género del western por Flash Gordon

Steve Holland (en la foto) cambió el género del western por Flash Gordon

Creado por Alex Raymond, Flash Gordon era un auténtico icóno de la ciencia ficción estadounidense, cuando DuMont Television Network planteó la conversión del jugador de rugby en un producto listo para encandilar a los telespectadores. Un rodaje duro (ubicado entre Berlín occidental y Marsella) marcó el desarrollo de la empresa, que contó con el esbelto Steve Holland como actor principal; al que acompañaba en su viaje por el espacio la frágil Irene Champlin, dentro de la parte de la bella Dale Arden.

Treinta y nueve episodios, grabados en 1954, ilustraron esta aproximación al tétrico planeta Mongo.

THE AMAZING SPIDER-MAN

Nicholas Hammond (en la foto) fue el primer Hombre Araña

Nicholas Hammond (en la foto) fue el primer Hombre Araña

Proveniente de películas como Sonrisas y lágrimas, Nicholas Hammond aterrizó en The Amazing Spider-Man con el anuncio de encabezar un proyecto pensado para barrer el otrora imperio catódico de DC Comics. Plan urdido por Marvel, que también quería su trozo del pastel mediático.

Ideada por Stan Lee, esta obra audiovisual tuvo numerosos problemas de emisión, que la relegaron a esperar hasta 1979 para iniciar su aventura en las ondas (su año de producción fue 1977).

Los catorce episodios de su única temporada hipnotizaron a parte de la audiencia con su particular visión del arácnido humano. Pero, la fijación argumental con las mafias asiáticas como antagonistas del héroe y una factura demasiado ingenua supusieron dos lastres difíciles de salvar.

De todas formas, la suerte tampoco favoreció al Hombre Araña caracterizado por Hammond, ya que el supuesto crossover con Hulk en los noventa tuvo que suspenderse por la muerte del insustituible Bill Bixby (el rostro de La Masa).

EL INCREÍBLE HULK

Bill Bixby y Lou Ferrigno (en la foto) dieron el mayor éxito televisivo a Marvel

Bill Bixby y Lou Ferrigno (en la foto) dieron el mayor éxito televisivo a Marvel

Cinco temporadas, de 1977 a 1982, marcaron la existencia televisiva del Dr. David Bruce Banner. El personaje inmortalizado por Stan Lee arrasó cada semana con sus tramas inspiradas en Jeckyll & Hyde, y aterrorizó al personal con la espectacular transformación del médico en un individuo verde de tamaño gigantesco.

Bill Bixby (quien ya había obtenido el debido reconocimiento en papeles anteriores) dotó de vulnerabilidad al rol de Banner, mientras que el culturista Lou Ferrigno aportó presencia infernal y violenta a La Masa.

Pese a la cancelación del serial en 1982, CBS siempre pensó en su regreso a las parrillas de programación, pero el fallecimiento de Bixby en 1993 lo hizo imposible.

EL GRAN HÉROE AMERICANO

William Katt (en la foto) explotó la vena humorística del universo de los superhéroes

William Katt (en la foto) explotó la vena humorística del universo de los superhéroes

Believe It or Not, el profesor Ralph Hinkley dominó el share con la historia de El gran héroe americano, relativa a un incauto educador de chicos difíciles que, por culpa de un platillo volante, accede a un sinfín de poderes sobrenaturales.

Durante las tres temporadas que duró este serial (de 1981 a 1983), el público rió con las ocurrencias y metidas de pata de William Katt, quien brilló con luz propia por su interpretación carente de sobriedad. Un trabajo excelente, en el que estuvo secundado por Connie Selleca (Hotel) y Robert Culp, además de por los jóvenes Michael Paré (Calles de fuego) y Fay Grant (V).

Tras cuarenta y cuarto episodios dándose tortazos al volar, Katt se cansó del personaje, y ABC cerró el chiringuito a la creación de Stephen J. Cannell. Aunque para el recuerdo dejó la sintonía de la canción mencionada al inicio, y que defendió con singular aroma made in USA el notable Joey Scarbury.

LA MUJER MARAVILLA

Lynda Carter (en la foto) se hizo, contra pronóstico, con el papel de Wonder Woman

Lynda Carter (en la foto) se hizo, contra pronóstico, con el papel de Wonder Woman

Ambientada originalmente en la Segunda Guerra Mundial, La mujer maravilla fue una obra que mudó su naturaleza demasiadas veces. Primero, una película protagonizada por Cathy Lee Crosby como Wonder Woman (la hija de Bing) no dejó muy buenas sensaciones. Motivo por el que los responsables de su traslación al formato de episodios encadenados coincidieron en desarrollar la trama durante los años cuarenta.

A raíz de recibir el visto bueno de ABC, los creativos empezaron a pergeñar argumentos; sin embargo, el asunto no fructificó.

Un traspiés que no tuvo la cadena CBS, cuando sacó a la luz un proyecto sobre La mujer maravilla ubicado en los setenta, con el trasfondo de la Guerra Fría contagiando cada entrega. El cambió pareció funcionar, y la empresa adquirió síntomas de realizable cuando la actriz y cantante Lynda Carter accedió a interpretar a la carismática Diana Prince.

La serie se mantuvo en antena durante tres temporadas (de 1975 a 1979), y dejó para los anales de la mal llamada caja tonta el palmito de una superheroína con caché suficiente, como para perdurar en el tiempo junto a sus compañeros del sexo contrario.

 

 

El largometraje que hizo célebre en 1976 a Sylvester Stallone, Rocky, aterriza en el Winter Garden Theatre de Nueva York bajo la dirección de Alex Timbers.

La obra abrirá al público el próximo 1 de marzo/ Photo Credits: Winter Garden Theatre

Las representaciones comenzarán el próximo 1 de marzo/ Photo Credits: Winter Garden Theatre

 

Los Oscar de 1977 sirvieron para forrar de oro los guantes del boxeador de Filadelfia. Pocos confiaban en que la gala depararía muchas alegrías a una movie que había costado escasamente un millón de dólares, pero la cosa cambió cuando la cinta se alzó con la estatuilla de Mejor Película. Momento en que la leyenda del púgil enamorado de Adriana Pennino comenzó a esculpir su laureada estela, a base de montañas de dinero en taquilla y campañas de merchandising.

Los efectos de sus triunfos se tradujeron en la consiguiente saga cinematográfica y en la fama estratosférica para su actor principal (el atlético Sylvester Stallone). Y así, El Potro Italiano entró en las enciclopedias correspondientes a los fenómenos a 24 fotogramas por segundo.

Una senda que, a partir del 1 de marzo, engrandecerá su sombra a través de los escenarios de Broadway, y lo hará en la versión musical de Stephen Flaherty, Lynn Ahrens, Stallone y Thomas Meehan. El Winter Garden Theatre de la ciudad del Empire State ya calienta motores para acoger al personaje inmortalizado por el alter ego de Rambo; y, de paso, para reeditar el intenso combate que le enfrentó hace treinta y ocho años a Carl Weathers (disfrazado como Apollo Creed).

Margo Seibert y Andy Karl interpretan a Adrian y al heroico Rocky/ Photo Credits: Winter Garden Theatre

Margo Seibert y Andy Karl interpretan a Adrian y al heroico Rocky/ Photo Credits: Winter Garden Theatre

LETRAS CON ESPÍRITU SETENTERO

Ambientada en un suburbio de Filadelfia, la historia de Rocky inicia su discurso con la vida cotidiana de un hombre de buen corazón y una fuerza descomunal, el cual se gana los garbanzos cobrando a los morosos de un conocido mafioso de la zona.

Pero el joven quiere hacer algo más en su existencia, y su sueño más importante tiene que ver con probar suerte en el cuadrilátero. No obstante, el miedo a fracasar y una fortuna bastante pésima en los combates de poca monta en los que participa le desaniman en exceso. Encima, el que él desea que sea su entrenador (el cascarrabias Mickey Goldmill) no quiere ni oír hablar de él.

La obra aterriza en USA después de alcanzar el éxito en Alemania

La pieza aterriza en USA después de alcanzar el éxito en Alemania

Aunque las cosas empiezan a mejorar desde el instante en que el héroe del calzón conoce a la dulce y aparentemente ingenua Adrian (la chica de la tienda de animales). Eso, unido a la inesperada oferta del campeón de los Pesos Pesados para medir sus galones con un profesional sin excesiva técnica, harán que Rocky vea materializado su anhelo de ser alguien.

Los números de la película que dirigió en 1976 John G. Avildsen son mareantes. Sólo en Estados Unidos, durante el año de su estreno, recaudó la friolera de 117 millones de dólares (toda una hazaña para una empresa tan barata); mientras que sus intérpretes (liderados por Stallone) se convirtieron en estrellas de la noche a la mañana.

Tanto Burt Young (quien dio vida al gruñón Paulie) como Talia Shire (Adrian) vieron elevarse su caché a cantidades impensables antes del rodaje. Incluso el veterano Burgges Meredith (injustamente ninguneado en los Oscar por su caracterización de Mickey) experimentó una segunda juventud profesional.

La historia es uno de los referentes contemporáneos de la tenacidad en la vida/ Photo Credits: Winter Garden Theatre

La historia es uno de los referentes contemporáneos de la tenacidad en la vida/ Photo Credits: Winter Garden Theatre

Todos estos elementos salpican sin lugar a dudas el montaje que dirige el fogueado Alex Timbers. No obstante, el hecho de que el mismo Sylvester Stallone participe en la adaptación ha levantado una actitud favorable entre las legiones de fans del filme. Según recogió la prensa estadounidense, el actor de Los mercenarios acudió a la première del pasado 13 de febrero, y se mostró emocionado con el resultado.

Una efervescencia que el intérprete compartió con el elenco de la obra, cuadro compuesto por Andy Karl (el que fuera Tony Manero en los escenarios de Broadway se pone en forma como Rocky), Margo Seibert (Adrian), Danny Mastrogiorgio (Paulie), Dakin Matthews (Mickey), Terence Archie (Apollo Creed) y Jennifer Mudge (Gloria).

¡Átense las manoplas, porque el ojo del tigre aún sigue dando guerra!

"Rocky" batió todos los récords en la época en la que se estrenó

“Rocky” batió todos los récords en la época en la que se estrenó

Más información, entradas y horarios en http://www.newyorkcitytheatre.com/wintergardentheatre/rocky-the-musical.php

Vídeo promocional perteneciente a http://www.RockyBroadway.com